AYOTZINAPA

AYOTZINAPA

martes, 19 de septiembre de 2017

Oaxaca, méxico. En la Sierra mixe-zapoteca, comunidades afectadas siguen incomunicadas



SubVersiones
Por G. Juárez Vega
Colaboración 
10 septiembre, 2017
El terremoto de más de ocho grados Richter que la madrugada del pasado viernes 8 de septiembre dañó principalmente a la región del Istmo oaxaqueño —sumado a las lluvias derivadas por huracanes, tormentas y depresiones tropicales de la temporada— afectó también a pequeñas comunidades de la región mixe-zapoteca alejadas de la capital oaxaqueña, que hasta el momento no figuran en la lista de afectados: Santa María Nativitas Coatlán, San José el Paraíso, Santa Isabel de la Reforma, Villa Esperanza, Guigovelaga, El Cuajinicuil, Linda Vista, entre otros. Pertenecientes a los municipios de Santo Domingo Tehuantepec, Santiago Lachiguiri y Guevea de Humbolt.

Las pérdidas de casas recabadas hasta el momento son: Guevea de Humbolt, 364; San José el Paraíso, 160; Santa María Nativitas Coatlán 40, El Cuijinicuil, 15; Guigovelaga, 4; San Miguel, 1. Los daños fueron causados por las lluvias intensas previas al terremoto; cabe señalar que muchas casas más quedaron agrietadas o con otros daños parciales que tendrán que ser reparadas también con urgencia.

Dichas comunidades han quedado siempre al desamparo de los programas destinados a prevenir y atender desastres naturales. Así sucedió en octubre de 1997, cuando el paso del huracán Paulina destrozó viviendas, siembras y cosechas en la zona. En Nativitas Coatlán, las lluvias de aquel año generaron grietas en la comunidad y desniveles que destruyeron las viviendas de adobe, y una constante zozobra debido a que las fuertes lluvias abrían cada vez más las grietas en la tierra y el agua corría hacia dentro de ellas indicando constantemente un posible deslave, que para fortuna de los habitantes no sucedió.

Algunas autoridades comunitarias no han tenido la oportunidad de comunicarse hacia el exterior —por ejempño, en Santa María Nativitas Coatlán— porque las líneas telefónicas no funcionan debido a la falta de energía eléctrica. Se está utilizando intermitentemente una planta generadora de electricidad hacer llamadas telefónicas por pequeños lapsos de tiempo.

La exigencia de las autoridades comunitarias y de las familias afectadas hacia las instituciones federales, estatales y municipales, es que atiendan a la recuperación de las viviendas que sufrieron daños y que no corran la misma suerte que en 1997, cuando las propias familias tuvieron que costear la reparación y reconstrucción de sus viviendas. Por eso, ahora llaman a la sociedad mexicana para que se solidarice y, además, ayude a presionar a las instancias competentes.

La ironía de la vida es fuerte. Es a las comunidades más pobres, las que no cuentan con servicios básicos de salud o de vivienda, a las que les llueve sobre mojado. Basta recordar el ejemplo de Haití, que sufrió un terremoto en 2010 y donde una serie de huracanes azotó apenas hace unos días. En la sierra mixe zapoteca, las comunidades siguen sufriendo las consecuencias de estar “aisladas”, alejadas de los centros de poder y de toma de decisiones. Ese “aislamiento” es derivado de los fenómenos naturales pero, también, del desinterés de los funcionarios y la malversación de fondos.

ver más:
https://subversiones.org/archivos/130578

domingo, 17 de septiembre de 2017

México, un país lleno de mundos



desInformémonos
Hermann Bellinghausen
16 septiembre 2017 

Por qué importan los pueblos indígenas
Ningún país del hemisferio occidental tiene mayor población indígena que México. Lo cual estadísticamente es un milagro pues todos los gobiernos independientes de México, desde el primero hasta el último pretendieron reducirlos, diminuirlos, ocultarlos, asimilarlos, y en el fondo exterminarlos.

Ni el presidente zapoteca Benito Juárez se salva, aunque tal vez sí, por la vía paternalista-corporativista, el Tata Lázaro. Y párenle de contar. Muchos no tuvieron la intención explícita, pero el genocidio posee muchas caras y la estadística es una de ellas.

Otras: la educativa, la extractivista, la perversamente desarrollista. Aunque ya no se dan exterminios de aldeas enteras como aún ocurre en Brasil, Colombia y Perú, hace apenas 20 años el presidente Ernesto Zedillo fue responsable directo de las matanzas de indígenas en Acteal, la región chol de Chiapas, Aguas Blancas y El Charco en Guerrero. Punta del iceberg de lo que desde 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) viene llamando “guerra de exterminio” con argumentos bastante sólidos. Los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y los muertos de Iguala en 2014 no los podemos despejar de la ecuación Fue El Estado.

La cuarta parte, al menos el 25 por ciento de los polémicamente llamados indígenas, indios, naturales, nativos americanos, aborígenes o pueblos originarios en América son mexicanos, y nunca en tiempos modernos han pretendido dejar de serlo, el hecho de ser todos mexicanos les permite buscarse, identificarse y reunirse. La lógica autoritaria y asistencialista del Estado los uniforma en dependencias agrarias, indigenistas, partidarias, educativas y otras formas de control legal.

Como en el resto del subcontinente, es el castellano su lengua franca, lo cual siempre revistió importancia política, pero hoy la tiene más cuando se autonomizan del Estado. Y ya que hablamos de milagros, en estos tiempos presenciamos el nacimiento de una nueva literatura en lenguas hasta ahora no leídas, y escuchadas sólo por sus hablantes. Por su carácter único y de verdad novedoso en menos de tres décadas se ha convertido en el fenómeno cultural más importante del país. Esto casi nadie lo dice. Y todavía son pocos los que lo saben o están preparados para admitirlo.

Unas sesenta lenguas, las mayores con gran variedad dialectal (otomí, nahua, zapoteca, mixteca, mayense, yoreme, mixe) representan algo más que un naufragio diferido y mil veces anunciado. Más de diez millones de personas las hablan. Unos cuantos miles leen alguna. Otros diez millones (mínimo) las entienden o pertenecen a un pueblo originario aunque todo se los niegue. Si los criterios censales y demográficos fueran menos ideologizados y colonialistas, el número de indígenas en México estaría muy por encima de los 12 o 15 millones que se les reconoce. Por cierto, tan sólo en el Área Metropolitana residen hablantes de unas 40 lenguas que con toda justicia podemos llamar mexicanas. Pero esto, y la maravillosa poesía que escriben centenares de autores indígenas, no es lo más importante, por mucho que lo sea.

Por primera vez desde la Colonia tardía los pueblos originarios son dueños de su propio destino. Mas si en los siglos XVII y XVIII los pueblos eran libres por abandono (salvo la iglesia católica y dueña), merced al relativo respeto de la corona española a su mera existencia, en el siglo XXI lo son por determinación propia. Resulta difícil separar las palabras indígena y resistencia.

Los olvidados de siempre

El parteaguas que los pueblos reconocen es el levantamiento zapatista en 1994, si bien ese arroz ya se había cocido desde 1992 al fracasar la celebración del V Centenario de los reyes europeos y los presidentes americanos ante la agitación indígena de Canadá a la Araucanía, con epicentros en México, Ecuador y Bolivia. Estábamos ante un despertar histórico de grandes proporciones, que en los dos últimos países produjo cambios profundos en el Estado mismo y son efectivamente plurinacionales. En México no es tan fácil. En una nación con cien millones de habitantes, y diez o quince millones más en Estados Unidos, los indígenas son minoría. La minoría más grande, algo que ahora buscan hacer valer con su propuesta del Concejo Indígena de Gobierno, impulsada por el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el EZLN, con la que harán presencia en el proceso electoral de 2018 mediante su vocera María de Jesús Patricio.

Dentro de sus limitaciones y dificultades, el CNI es la única organización nacional de los pueblos, naciones y tribus, a veces con participación simbólica o testimonial. El CNI está vinculado con luchas y organizaciones activas de las regiones indígenas y migrantes en las ciudades. En diversos grados y modalidades, mientras usted lee estas líneas se desarrollan experiencias de autogobierno y libre determinación en La Montaña de Guerrero, las montañas y selvas mayas y zoques de Chiapas, porciones de la meseta purépecha, las sierras mixe, zapoteca y huichola, la costa seri, el valle de los yaqui, la sierra norte de Puebla y la comunidad ancestral de Milpa Alta dentro de los límites de la hoy mal llamada Ciudad de México. Esto además de luchas locales y puntuales en las Huastecas, la sierra rarámuri, el Estado de México, la península de Yucatán y si nos seguimos, el valle de San Quintín y la propia capital del país.

A la cooptación histórica del Estado y la iglesia romana se suma una guerra abierta, violenta y con incontables frentes, que no se atreve a decir su nombre. Iniciada en 1995, en 2007 inauguró su fase más brutal bajo el gobierno de Felipe Calderón. Bajo el engañoso concepto de “guerra al crimen organizado” se militarizaron todas las regiones indígenas (varias ya lo estaban). Calderón obedecía los designios hemisféricos de Washington, y de paso obtuvo aval para su guerra doméstica contra los pueblos en crecientes resistencia y organización. Decidió abortar cualquier movilización nacional del CNI y sus aliados, llenó de muerte sus caminos y veredas, soltó los demonios de cada región e impidió que las representaciones indígenas se reunieran. La violencia y los asesinatos campearon, y sólo aquellos pueblos armados (los zapatistas, las policías comunitarias de La Montaña) siguieron reuniéndose y evolucionando en sus regiones.

El gobierno actual mantiene el cerco militar, a la vez que extrema los actos de despojo de sus tierras y recursos para malbaratarlos. Lo que busca la propuesta política, más que electoral, del Concejo Indígena de Gobierno es romper este cerco brutal.

ver más:
https://desinformemonos.org/mexico-pais-lleno-mundos/

México.La Guerra Capitalista



CONGRESO NACIONAL INDÍGENA
17 de septiembre 2017
Pues vemos que el capitalismo es el que está más fuerte ahorita. El capitalismo es un sistema social, o sea una forma como en una sociedad están organizadas las cosas y las personas, y quien tiene y quien no tiene, y quien manda y quien obedece. En el capitalismo hay unos que tienen dinero o sea capital y fábricas y tiendas y campos y muchas cosas, y hay otros que no tienen nada sino que sólo tienen su fuerza y su conocimiento para trabajar; y en el capitalismo mandan los que tienen el dinero y las cosas, y obedecen los que nomás tienen su capacidad de trabajo.

Y entonces el capitalismo quiere decir que hay unos pocos que tienen grandes riquezas, pero no es que se sacaron un premio, o que se encontraron un tesoro, o que heredaron de un pariente, sino que esas riquezas las obtienen de explotar el trabajo de muchos. O sea que el capitalismo se basa en la explotación de los trabajadores, que quiere decir que como que exprimen a los trabajadores y les sacan todo lo que pueden de ganancias. Esto se hace con injusticias porque al trabajador no le pagan cabal lo que es su trabajo, sino que apenas le dan un salario para que coma un poco y se descanse un tantito, y al otro día vuelta a trabajar en el explotadero, que sea en el campo o en la ciudad.

Y también el capitalismo hace su riqueza con despojo, o sea con robo, porque les quita a otros lo que ambiciona, por ejemplo tierras y riquezas naturales. O sea que el capitalismo es un sistema donde los robadores están libres y son admirados y puestos como ejemplo. Además de explotar y despojar, el capitalismo reprime porque encarcela y mata a los que se rebelan contra la injusticia.

Al capitalismo lo que más le interesa son las mercancías, porque cuando se compran y se venden dan ganancias. Y entonces el capitalismo todo lo convierte en mercancías, hace mercancías a las personas, a la naturaleza, a la cultura, a la historia, a la conciencia. Según el capitalismo, todo se tiene que poder comprar y vender. O sea que en el mercado vemos mercancías, pero no vemos la explotación con las que se hicieron. Y entonces el capitalismo necesita muchos mercados… o un mercado muy grande, un mercado mundial.

Entonces están los ricos contentos explotando a los trabajadores en sus países y están en un paso más que se llama Globalización Neoliberal; quiere decir que ya no sólo en un país dominan a los trabajadores o en varios, sino que los capitalistas tratan de dominar todo en todo el mundo. Y entonces al mundo, o sea al planeta Tierra, también se le dice que es el “globo terráqueo” y por eso se dice “globalización” o sea todo el mundo.

Y el neoliberalismo pues es como la teoría, el plan pues, de la globalización capitalista. Y el neoliberalismo tiene sus planes económicos, políticos, militares y culturales. En todos esos planes de lo que se trata es de dominar a todos, y el que no obedece pues lo reprimen o lo apartan para que no pasa sus ideas de rebelión a otros.

Pero no es tan fácil para la globalización neoliberal, porque los explotados de cada país pues no se conforman y no dicen que ya ni modo, sino que se rebelan; y los que sobran y estorban pues se resisten y no se dejan ser eliminados. Y entonces por eso vemos que en todo el mundo los que están jodidos se hacen resistencias para no dejarse, o sea que se rebelan, y no sólo en un país sino que donde quiera abundan, o sea que, así como hay una globalización neoliberal, hay una globalización de la rebeldía; no sólo aparecen los trabajadores del campo y de la ciudad, sino que también aparecen otros y otras que mucho los persiguen y desprecian por lo mismo de que no se dejan dominar, como son las mujeres, los jóvenes, los indígenas, los homosexuales, lesbianas, transexuales, los migrantes, y muchos otros grupos que de por sí hay en todo el mundo pero que no vemos hasta que gritan que ya basta de que los desprecien, y se levantan, y pues ya los vemos, y los oímos, y los aprendemos.

Y entonces nosotros vemos que todos esos grupos de gente están luchando contra el neoliberalismo, o sea contra el plan de la globalización capitalista, y están luchando por la humanidad. (Sexta Declaración de la Selva Lacandona)

Entre quienes luchamos también estamos el CNI y nos decimos que somos anticapitalistas, porque no es que queremos vivir una vida de explotación, de desprecio, de despojo y de represión, sino que queremos vivir una vida digna, esa que la hacemos cuando defendemos y cuidamos nuestros territorios, cuando no permitimos que los gobiernos capitalistas sigan diciendo cómo debemos vivir nuestras vidas y lo hacemos no porque ahora nosotros queremos mandar, sino porque creemos en un mundo donde quepan muchos mundos.

O sea entre todos organizarnos, cuidarnos, defendernos de los malos gobiernos de los que están con el capitalismo, globalización y el neoliberalismo. Entonces creemos que es necesario informar a todos los que viven y habitan este mundo, esta tierra, este México, parar la guerra capitalista pues, porque es la que está terminando con los bosques para imponer sus carreteras, sus minas, sus eólicos, su siembra de transgénicos que destruyen nuestros campos porque ahora quieren que sean las empresas las que controlen y que los campesinos no tengamos en dónde sembrar, contaminan nuestros ríos, roban el agua para dársela a la coca-cola, desaparecen o meten a la cárcel a quienes defendemos y no sólo nos quieren exterminar a los indígenas de México, también en las ciudades está la guerra capitalista, la explotación, el despojo, el desprecio y la represión la vemos todos los días en todos lados y es lo que nos hemos propuesto parar y construir muchas otras formas para vivir desde la dignidad.

Entonces la guerra del capitalismo llega disfrazada de desarrollo, llega a nuestros pueblos originarios y nos dicen que esos proyectos van a mejorar nuestra vida, nuestra familia, nuestra comunidad pero es una mentira, nos quieren engañar, esos proyectos son de muerte.

Quieren invadir nuestra tierra con represas y proyectos hidroeléctricos que tienen destruyen y contaminan los ríos y el medio ambiente, llegan amenazando a nuestro territorio, nos despojan de la tierra, imponiendo ejidos y declarando esas tierras como bienes nacionales; y esa tierra ya no la podemos trabajar ni sembrar. En varios de nuestros territorios llegan a extraer minerales de la tierra bajo la técnica de cielo abierto que le nombran y piden permiso y el gobierno les dice que sí pero ni es su territorio, entonces les dice que si les da permiso y otorga concesiones para que hagan lo mismo en todo el país. Son empresas mexicanas y otras de Canadá y otros países.

Estos proyectos sólo nos quitan en vez de que nos favorezca, nos quitan agua, nos quitan tierra, minerales,  recursos naturales. Son proyectos que amenazan contra nuestra vida.

Entonces vemos que el capitalismo tiene declarada, en primer lugar, una guerra en contra de nuestra madre Tierra; y que su lógica de generar ganacias a costa del despojo y la destrucción de la Tierra, a costa de la explotación y la violencia en contra de millones de seres humanos, es la forma de ser de este sistema. El capitalismo ve a nuestra madre Tierra como una cosa que se puede tomar y apropiar, se puede explotar, violar y aprovechar sin medida, se puede partir en pedazos, se puede destruir y no pasa nada; entonces el capitalismo va en contra de la vida humana en este planeta.

Y así como el capitalismo destruye a nuestra madre Tierra, también destruye a la humanidad entera con guerras y conflictos armados por todo el planeta que solo buscan crecer las ganacias de los capitalistas, esclavizando y explotando a millones y millones de hombres, mujeres y niños. La violencia que el sistema desata en contra de nuestra madre Tierra también se crece especialmente en contra de las mujeres porque el capitalismo es un sistema patriarcal que pone a la mujer bajo el dominio y el control del hombre; entonces podemos decir que la violación y la explotación de nuestra madre tierra, dentro de este sistema capitalista patriarcal, se extiende especialmente en contra de las mujeres.

La guerra capitalista busca exterminarnos, en todas las regiones del país, donde se encuentran nuestros pueblos, las formas de represión, explotación, despojo y discriminación pueden variar pero el objetivo es el mismo.

También en las ciudades, en todo México estamos viviendo las consecuencias de que el capitalismo nos haya declarado la guerra a las y los de abajo, con sus tramposas formas de realizar asambleas para aprobar gasoductos, autopistas, minas, basureros tóxicos, declarando zonas protegidas a nuestros territorios, obligándonos a migrar a otros pueblos o ciudades, donde tenemos que mal vivir y pagar impuestos hasta por el aire que respiramos, despojan nuestra tierra, agua, cultura para la construcción de complejos turísticos, destruyen nuestros sitios sagrados, amenazando nuestros ríos pretendiendo entubarlos para llevarse el agua a las ciudades en donde sólo podrán tenerla quienes puedan pagar por ella, no las colonias y barrios pobres, ahí también saben que la guerra está presente, que no les llegará el agua en semanas o meses, que no hay vida posible sin agua y el capitalismo se aprovecha de eso para seguir teniendo el control y que a quienes defienden el territorio, el agua, la vida, en los pueblos y en las ciudades los encarcelan, los desaparecen, los amenazan, a ellos y sus familias, porque parte de la guerra es que todas y todos tengamos miedo, que no nos movamos, que no nos organicemos.

ver más:
https://www.congresonacionalindigena.org/2017/09/17/la-guerra-capitalista/

MÉXICO. PROGRAMA DE LA GIRA DEL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO EN CHIAPAS, DEL 14 AL 19 DE OCTUBRE DEL 2017.

Al Congreso Nacional Indígena:
A los pueblos originarios en Chiapas y México:
Al pueblo chiapaneco y mexicano:
A los medios de comunicación libres, alternativos, autónomos, o como se llamen:
A la prensa nacional e internacional:



ENLACE ZAPATISTA
15 DE Septiembre 2017
En el marco de la celebración de la ASAMBLEA NACIONAL DE TRABAJO ENTRE EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO Y LOS PUEBLOS QUE INTEGRAN EL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA, que se celebrará en el CIDECI, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, los días 12, 13 y el 19 de octubre del 2017, por este medio les hacemos saber que individu@s, grupos, colectivos y organizaciones adherentes a la Sexta; poblados y organizaciones indígenas miembros del Congreso Nacional Indígena en Chiapas, las bases de apoyo zapatistas y la Comisión Sexta del EZLN han organizado una serie de actos como saludo al Concejo Indígena de Gobierno –palabra, oído y corazón de los pueblos originarios del CNI-, mismos que se celebrarán en el suroriental estado mexicano de Chiapas, de acuerdo al siguiente calendario:

Sábado 14 de octubre del 2017.- Poblado de Guadalupe Tepeyac, MAREZ “San Pedro de Michoacán”. Hora sin precisar, depende de cuánto tiempo les tome llegar del CIDECI hasta Guadalupe Tepeyac. Ahí pernocta la delegación del CIG.

Domingo 15 de octubre del 2017.- Caracol de Morelia, MAREZ “17 de Noviembre”, Zona Tzotz Choj. Hora sin precisar, depende de cuánto tiempo les tome llegar de Guadalupe Tepeyac hasta el caracol de Morelia. Ahí pernocta la delegación del CIG,

Lunes 16 de octubre del 2017.- Caracol de La Garrucha, MAREZ “Francisco Gómez”, Zona Selva Tzeltal. Hora sin precisar, depende de cuánto tiempo les tome llegar del caracol de Morelia hasta el caracol de La Garrucha. Ahí pernocta la delegación del CIG.

Martes 17 de octubre del 2017.- Caracol de Roberto Barrios, MAREZ “Trabajo”, zona Norte de Chiapas. Hora sin precisar, depende de cuánto tiempo les tome llegar del caracol de La Garrucha hasta el Caracol de Roberto Barrios. Ahí pernocta la delegación del CIG.

Miércoles 18 de octubre del 2017.- municipio mal-gobiernista de Palenque, Chiapas. 10:00 hrs. Traslado al CIDECI de San Cristóbal de Las Casas. En el CIDECI pernocta el CIG.

Jueves 19 de octubre del 2017.- Caracol de Oventik, MAREZ “San Andrés Sakamch´en de los Pobres”, zona Altos de Chiapas. Regreso al CIDECI, ahí termina sus trabajos la asamblea.

La entrada es libre. No se repartirán despensas, ni playeras, ni cubetas, ni cemento, ni tinacos, ni láminas, ni gorras, ni tortas, ni frutsis, ni promesas.

Los medios libres de comunicación y los medios de paga, deberán acreditarse en el CIDECI de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, los días 11, 12 y 13 de octubre, para que tengan acceso a lugares construidos especialmente para que puedan hacer su trabajo con ciertas facilidades (especialmente fotografía y video).

Atentamente.

Individu@s, grupos, colectivos y organizaciones de Chiapas, adherentes a la Sexta.

Poblados y organizaciones indígenas del Congreso Nacional Indígena en Chiapas.

Bases de apoyo zapatistas.

Comisión Sexta del EZLN.

México, septiembre 15 del 2017.

ver más:
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2017/09/15/programa-de-la-gira-del-concejo-indigena-de-gobierno-en-chiapas-del-14-al-19-de-octubre-del-2017/

QUERÉTARO, MÉXICO. EL DERECHO A LA JUBILACIÓN COSTARÁ 20% DEL SALARIO

En Querétaro las Autoridades se Volaron la Barda
*Las Autoridades Estatales además dejarán de pagar prestaciones sociales, lo cual es una violación constitucional.
*Aún no se publica esta reforma, pero ya la aprobaron los legisladores de Querétaron.
*Será aplicable a todos los trabajadores al servicio del Estado de aquella entidad.




FRECUENCIA LABORAL
Año 11. No. 611. del 10 al 16 septiembre 2017
Por el Lic. Jesús Luna Hernández,
Especialista en Derechos Laboral,
Participación en el programa del 9 de agosto del 2017,
Publicación Original del Portal www.frecuencialaboral.com
Los trabajadores jubilados que durante su vida activa estuvieron al servicio del Estado de Querétaro dejarán de percibir prestaciones sociales y sufrirán una reducción en su pago mensual, lo cual es inconstitucional porque se trata derecho adquirido, además de quienes aún se encuentran en condición laboral activa pagarán el 20 por ciento de su salario para tener el derecho a la jubilación, de acuerdo a lo que dispuso el poder legislativo de la entidad en una nueva ley que aprobó el lunes 4 de septiembre del 2017.

Esta ley no se ha publicado oficialmente todavía, por lo cual aún no tiene efecto, pero una vez que eso ocurra, comenzará su vigencia y los trabajadores afectados pueden ejercer su derecho al amparo para combatir estas violaciones constitucionales, pero va a depender mucho de que se defiendan a fondo.

Esta nueva ley dispone que en el caso de los jubilados todas las prestaciones y el nivel salarial con el que se jubilaron, se verán disminuidos, es importante mencionar que cuando un trabajador (a) se jubilaba, le pagaban el último salario que había devengado con todas las prestaciones.

También afecta a los trabajadores activos, porqué estos en algún momento se jubilaran y ya no obtendrán el salario ni las prestaciones que devengaban en sus pagos de jubilación, a quienes además les aumentaron los años para poderse jubilarse y lo más preocupante no solamente es esto, sino que también el sistema de jubilación que ellos tienen en algunos casos cotizaban al seguro y al ISSSTE, y siendo el Estado el que les otorgaba la jubilación. Los trabajadores tendrían también derecho a recibir una pensión por el ISSSTE o por el IMSS. Esto ya no lo gozaran.

Además sufrirán un aumento en el pago de seguridad social ya sea al IMSS o al ISSSTE. De esta suerte si un trabajador gana $400 diarios, es decir al mes gana $12,000 aproximadamente, el aumento se calcula será del 20% del salario.

Este tipo de cambios ya se han realizado en otras entidades como es el Estado de México, Nuevo León; Sonora, Veracruz

Veremos de darse esta aplicación de que están hechos los trabajadores servidores públicos a quienes está dirigido estos cambios.

ver más:
http://www.frecuencialaboral.com/SEGURIDADSOCIALenqueretaroaumentancobroparaccederaunapesionporvejez2017.html

sábado, 16 de septiembre de 2017

CDMX. EL CONSEJO INDÍGENA DE GOBIERNO VISITA TU UNIVERSIDAD

“De la rebeldía nacerá la libertad de los pueblos…”
Tata Juan Chávez Alonso

Invitación a asistir, difundir y compartir las actividades 



Enlace Zapatista
14 de septiembre 2017
Miembros del Consejo Indígena de Gobierno (CIG) realizarán varias actividades en diversos planteles universitarios para explicar su propuesta político organizativa y plantear las problemáticas de los pueblos organizados en el Congreso Nacional Indígena (CNI), por lo que les invitamos a participar asistiendo o difundiendo.

Múltiples iniciativas se han comenzado a organizar entre estudiantes, profesores y trabajadores universitarios, esta es una más que se suma, por lo que también les invitamos a informarse en www.congresonacionalindigena.org de las demás actividades que se proponen desde el siempre solidario y combativo sector estudiantil.

Martes 19 de septiembre
12 horas, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco
15 horas, Grupo Interno Coordinador Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM (SITUAM) Xochimilco

Miércoles 20 de septiembre
12 horas, Universidad Pedagógica Nacional (UPN) Ajusco
16 horas Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH)
17 horas, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Jueves 21 de septiembre
12 horas, UAM Iztapalapa
17 horas, Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón

Miércoles 27 de septiembre
12 horas, Facultad de Psicología de la UNAM
15 horas, Facultad de Química de la UNAM

Jueves 28 de septiembre
11 horas, UAM Azcapotzalco
15 horas, Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco

Martes 3 de octubre
13 horas, CCH Sur
Por la tarde Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM
Miércoles 4 de octubre
12 horas, Facultad de Ciencias de la UNAM
17 horas, Local sindical SITUAM en Tlalpan #1036

Jueves 5 de octubre
10 horas, CCH Oriente
14 horas, FES Zaragoza

Viernes 6 de octubre
12 horas, Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM

Organizan: Colectivos de la Red Universitaria de Apoyo al Consejo Indígena de Gobierno, Redes de Apoyo al CIG de Escuelas y Facultades 

ver más:
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2017/09/14/invitacion-a-asistir-difundir-y-compartir-las-actividades-enmarcadas-en-el-consejo-indigena-de-gobierno-visita-tu-universidad/:

Concentración económica y apologética burguesa




Marxismo & Economía
Rolando Astarita [Blog]
Septiembre 2017
En una nota anterior (aquí) hemos presentado datos sobre la concentración del capital. Concentración que es la base de la creciente desigualdad de riquezas e ingresos. Así, según Oxfam, las ocho personas más ricas del mundo acumulan una riqueza neta que asciende a 426.000 millones de dólares; equivale a la riqueza que posee la mitad más pobre de la humanidad, 3600 millones de personas. De acuerdo al Credit Suisse, el 50% más pobre de la población mundial posee menos del 0,25% de la riqueza neta mundial.

Dice Oxfam: “…muchas personas afectadas por la pobreza en todo el mundo están experimentando la degradación de su principal fuente de riqueza –la tierra, los recursos naturales y sus hogares– a consecuencia de la inseguridad en la tenencia de la tierra, los acaparamientos de tierra, la erosión y fragmentación de la tierra, el cambio climático, los desalojos urbanos y los desplazamientos forzados. (…) La propiedad de la tierra en manos del quintil más pobre de la población se redujo en un 7,3% entre la década de los noventa y la de los 2000. (…)

Los ingresos del 10% más pobre de la población se incrementaron en 65 dólares entre 1988 y 2011, lo cual equivale a menos de 3 dólares adicionales al año, mientras que los ingresos del 1% más rico aumentaron 182 veces más, 11.800 dólares. La investigación de Oxfam ha revelado que, en los últimos 25 años, el 1% más rico de la población ha obtenido más ingresos que el 50% más pobre en conjunto, y que casi la mitad (el 46%) del aumento total de los ingresos ha ido a parar al 10% más rico de la población. 80 Se trata de un dato importante, ya que el 10% más pobre de la población mundial sigue viviendo por debajo del umbral de la pobreza establecido en 1,90 dólares al día” (https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/bp-economy-for-99-percent-160117-es.pdf).

En la nota anterior también señalamos que hay más de 200 millones de desocupados y que 1400 millones de trabajadores tienen empleos precarios y sin acceso a la seguridad social.

Estos datos contradicen entonces el discurso que afirma que el capitalismo es sinónimo de igualdad, fraternidad, libertad y de gobiernos representativos del pueblo. La realidad es que el capitalismo engendra desigualdad, antagonismo social y gobiernos favorables al capital –en primer lugar, al capital más concentrado. La acumulación de riqueza en un polo tiene como contrapartida la falta de libertad, la alienación, la deshumanización, la miseria y pauperización de miles de millones. Lo importante es entender por qué estos males son sistémicos.

La esfera del mercado

El punto de partida del análisis es la compra y venta de la fuerza de trabajo, entendida esta última como el conjunto de las facultades físicas y mentales que el ser humano pone en movimiento cuando trabaja. En el mercado de trabajo por un lado está el poseedor de dinero, por el otro el propietario de la fuerza de trabajo. Son dos personas jurídicamente libres. Es la primera condición para que haya intercambio y el propietario del dinero pueda adquirir la fuerza de trabajo. Y la segunda condición es que el propietario de la fuerza de trabajo no disponga de los medios para producir y esté obligado a vender su fuerza de trabajo, so pena de morirse de hambre. La ideología burguesa, naturalmente, pone el acento en la primera condición, a saber, que el poseedor de la fuerza de trabajo es propietario libre de la misma. Y pasa por alto que el propietario de la fuerza de trabajo no tiene el poder de negarse a venderla, si quiere seguir viviendo.

En cualquier caso, en este acto de compra-venta se intercambian equivalentes: el trabajador vende su mercancía por su valor (determinado por el valor de los medios de consumo necesarios para reproducir la fuerza de trabajo y a su familia) y el capitalista adquiere el derecho a disponer de ella durante el tiempo que dure la producción. Por eso Marx dice que la circulación es “un verdadero Edén de los derechos humanos innatos” (véase cap. 4 t. 1 El Capital). Es el reino de la libertad, la igualdad, la propiedad, y también del utilitarismo. Libertad porque el comprador y el vendedor de la fuerza de trabajo solo actúan por su libre voluntad, como personas libres, jurídicamente iguales. Igualdad porque solo se relacionan entre sí como poseedores de mercancías, e intercambian equivalentes. Propiedad porque cada uno dispone lo suyo. Y utilitarismo (Bentham) porque cada uno se ocupa de sí mismo, y actúa guiado por su interés egoísta. El hecho de que la transacción aparezca como un intercambio de propietarios libres es la base del discurso apologético burgués.

De la circulación a la producción

Como señalamos en el apartado anterior, el valor de la fuerza de trabajo está determinado por el valor de la canasta de subsistencia. Sin embargo, su valor de uso es el acto mismo de trabajar. Y el capitalista solo contrata al obrero con la condición de que trabaje más allá del tiempo que le insume generar el equivalente al valor de la fuerza de trabajo. Ese exceso, o plus es, lógicamente, la plusvalía. Así, mientras que en el acto de compra-venta de la fuerza de trabajo se intercambian equivalentes, en el proceso de producción reina el intercambio de no equivalentes. Por eso, el paso desde la circulación a la producción es el paso desde la esfera de los derechos y la libertad formales, a la esfera de lo desigual, caracterizada por la explotación. Aquí ya no hay equivalencia, sino apropiación de trabajo impago por parte del capitalista. Es el ámbito del poder del capital sobre el trabajo, el lugar donde el obrero está obligado, si quiere conservar su empleo, a entregar más trabajo del que está contenido en el valor de su salario. De aquí la contradicción entre la forma y el contenido, entre la exaltación burguesa de la igualdad y la fraternidad (las formas de aparición), y la realidad de la desigualdad y la explotación (el contenido social profundo).

Se agudiza la contradicción 

Pero la contradicción entre la forma aparencial y el contenido se hace más aguda cuando se tiene en cuenta la reproducción ampliada del capital. Es que la plusvalía producida por el obrero A sirve para contratar al obrero B, quien a su vez genera más plusvalía. Así, constantemente el obrero reproduce su fuerza de trabajo, y al mismo tiempo reproduce el capital en escala ampliada. Esto es, se reproduce en tanto fuerza de trabajo desprovista de medios de producción; y reproduce en escala creciente el capital que compra más fuerza de trabajo y más medios de producción. Por eso, el obrero “pertenece al capital aun antes de venderse al capitalista” (p. 711, t. 1, El Capital). Es una “servidumbre económica” siempre renovada, encubierta por el intercambio de equivalentes (véase ibid.). Con lo cual no queda nada del derecho al fruto del trabajo, supuesto fundamento de la propiedad burguesa. En palabras de Marx:

“La relación de intercambio entre el capitalista y el obrero, pues, se convierte en nada más que una apariencia correspondiente al proceso de circulación, en una mera forma que es extraña al contenido y no hace más que mistificarlo. La compra y venta constantes de la fuerza de trabajo es la forma. El contenido consiste en que el capitalista cambia sin cesar una parte del trabajo ajeno ya objetivado, del que se apropia constantemente sin equivalente, por una cantidad cada vez mayor de trabajo vivo ajeno. Originariamente, el derecho de propiedad aparecía ante nosotros como si estuviera fundado en el trabajo propio. (…) La propiedad aparece ahora, de parte del capitalista, como el derecho a apropiarse del trabajo ajeno impago o se su producto; de parte del obrero, como la imposibilidad de apropiarse de su propio producto” (p. 721, t. 1, El Capital).

En definitiva, en el apartado anterior dijimos que el capital produce plusvalía; ahora, vemos cómo la plusvalía genera capital, y en escala creciente. Un resultado central del análisis marxista es que las fortunas de los capitalistas no se originan en su propio trabajo, sino en el trabajo no pagado a los explotados. Por eso Marx dice que la riqueza actual “se funda en el robo de tiempo de trabajo ajeno” (Grundrisse, p. 228, t. 2).

Apologética burguesa

A pesar de las dimensiones que ha alcanzado, el discurso apologético del capitalismo no puede dar cuenta de la polarización social creciente. No es casual que el fenómeno ni siquiera se menciona en los manuales ad usum de las carreras de Economics. Los modelos de crecimiento económico neoclásicos ni rozan el asunto; tampoco los tratados de Macro o Microeconomía. En los extremos de la abstracción, encontramos los “modelos” del equilibrio general. Como botón de muestra, citemos el de Gerard Debreu (Premio Nobel), que supone una economía en la que todos los ciudadanos son propietarios por igual de todas las empresas (véase Teoría del valor. Un análisis axiomático del equilibrio económico).

El marxismo, en cambio, explica por qué la tendencia a la polarización está inscrita en la lógica del capital, y su razón última: la propiedad privada de los medios de producción. Nunca se enfatizará lo suficiente que la base de la distribución del ingreso es la distribución de la propiedad de los medios de producción. Y a su vez, la distribución desigual del ingreso refuerza la distribución cada vez más desigual de la riqueza.

Poder social y político del capital

La propiedad privada del dinero y de los medios de producción da derechos y poder social y político al capital. Derechos y poder de usar, o no usar, los medios de producción; de contratar o no contratar trabajadores; y de trasladarse a otro país o región si las condiciones de explotación del trabajo no lo satisfacen. No se trata de tal o cual ley, de tal o cual artículo del Código Penal, sino de un poder social (pero que también se expresa en el derecho burgués) que es inherente a las relaciones de propiedad y se sintetiza en el poder del dinero: “… el poder que cada individuo ejerce sobre la actividad de los otros o sobre las riquezas sociales, lo posee en cuanto es propietario de valores de cambio, de dinero. Su poder social, así como su nexo con la sociedad, la lleva consigo en el bolsillo” (Grundrisse, p. 84, t. 1). Un poder social que está muy por encima de cualquier poder que pueda suponer el voto de los ciudadanos cada x número de años para elegir un gobierno, o una cámara legislativa.

Agreguemos que una interacción similar ocurre en el plano político: la propiedad de los medios de producción permite concentrar poder político; que a su vez refuerza la propiedad concentrada de los medios de producción.

Como corolario de lo anterior, se desprende que la proclamada fraternidad de la civilización burguesa es, en su naturaleza esencial, explotación de una clase por otra. De la misma manera, la igualdad es creciente desigualdad de riquezas y de ingresos. Y la justicia es derecho a apropiarse de trabajo ajeno. La forma proporciona la letra para que la clase dominante justifique el modo de producción y distribución que la beneficia y le permite acumular riqueza. El contenido es este mundo civilizado en el cual ocho individuos poseen tanta riqueza como 3600 millones de personas.

ver más:
https://rolandoastarita.blog/2017/09/15/concentracion-economica-y-apologetica-burguesa/

jueves, 14 de septiembre de 2017

México. Ante la crisis civilizatoria.La hora de los pueblos

                            Imagen de Contralínea

Rebelión
Carlos Soledad
11de septiembre 2017
Sobran muestras de que el proyecto de modernidad capitalista impuesto por la civilización occidental nos arrastra peligrosamente al colapso planetario.

Vivimos una crisis sistémica integral, cuyas guerras, refugiados y cambio climático son los elementos más dramáticos. En México, ante la reciente lista de agravios denunciada por los pueblos indios y el EZLN, a través del Congreso Nacional Indígena, los pueblos han respondido con una propuesta sorprendente: presentarse a las elecciones presidenciales de 2018, mediante un Concejo Indígena de Gobierno y una portavoz de la etnia nahua de Jalisco, María de Jesús Patricio Martínez.

Su propuesta abre un camino nuevo para la esperanza. Una esperanza que va mucho más allá de la lucha por la alternancia política promovida abajo y a la izquierda.

Una reflexión superficial entendería la apuesta sólo como una estrategia indígena para sobrevivir ante la situación de exterminio que acosa históricamente a los pueblos y que se ha intensificado en estos tiempos de capitalismo tardío.

No obstante, la propuesta del movimiento indígena representa una oportunidad invaluable para que todas y todos los mexicanos comencemos a construir un proyecto alternativo al que se ha venido imponiendo desde la conquista. Un proyecto propio, soberano, que coloque como protagonista a nuestra civilización de matriz cultural mesoamericana.
Se trata no sólo de comenzar a cerrar el ciclo de dominación que se abrió hace 525 años, se trata también de enfrentarnos adecuadamente a la crisis sistémica actual con las herramientas culturales que nuestra civilización originaria nos aporta.

En 1972, el Club de Roma dio la alarma al mundo sobre la imposibilidad de continuar con el modelo de desarrollo industrial, estableciendo límites al crecimiento. Iván Illich (1926-2002), pensador inclasificable, fue mucho más allá, en “La Convivencialidad” (1974) aseguró que la lógica industrial, corazón de la modernidad y el desarrollo, no sólo era peligrosa en el ámbito de la producción, sino que también generaba la contra-productividad de las instituciones de servicios: la tecnología, la escuela, la salud y el transporte, por nombrar algunas de ellas. Illich, que vivió gran parte de su vida en México, inspirado por el espíritu comunitario de los pueblos mexicanos, abogó por sociedades que priorizaran lo vernáculo, que recuperaran la escala humana y que pusiera cotos al crecimiento de la industria de fabricación y de las instituciones de servicios. Hoy es la hora de Illich, la hora de los pueblos.

En una línea similar, en 1987, el célebre antropólogo mexicano, Guillermo Bonfil Batalla (1935-1991) indicó magníficamente: “se trata de ver Occidente desde la comunidad y dejar de ver a la comunidad desde Occidente”.

Lucidamente en su obra maestra “México profundo” (1987) señaló que las alternativas de organización política y económica presentadas por Occidente -capitalismo o socialismo- en un principio opuestas o irreconciliables, tienen en realidad los mismos objetivos y se polemiza solamente sobre qué camino es mejor o más corto.

No obstante, ambos proyectos proponen un país industrializado que asegure a sus habitantes niveles de consumo cada vez más altos, particularmente consumo de bienes materiales. En cambio, nuestro autor propuso, redirigir Occidente y otorgar a nuestra civilización originaria, a la cultura mesoamericana, el protagonismo. Hoy ha llegado ese momento, es la hora de los pueblos.

Sin embargo, el México de hoy continúa preso de los valores de la civilización occidental. Para Bonfil “gran parte de la población ha asumido el proyecto modernizador como propio y se ve a sí misma como portador de la civilización universal que, por su carácter único y superior, entraña la negación y la exclusión de cualquier proyecto civilizatorio diferente”.

Para Occidente, el proceso civilizatorio es uno sólo y se define a partir de los mismos supuestos básicos: “la historia es un proceso infinito de avance rectilíneo; el avance consiste en un dominio y una capacidad de explotación de la naturaleza cada vez mayores, en beneficio del hombre; los beneficios que genera el avance se expresan y realizan en un consumo cada vez mayor, finalmente, la trascendencia del hombre se cumple en este proceso”.

El México profundo, en cambio, ha heredado en mayor o menor medida un proyecto civilizatorio diferente. A grandes rasgos existe una actitud completa de simbiosis con la naturaleza. No es vista como enemiga, ni se asume que la realización se alcanza a medida que se aleja de ella. Se reconoce al hombre y la mujer como parte del orden cósmico y se aspira a una integración permanente, que sólo se logra mediante una relación armónica con el resto de la naturaleza. Los pueblos aprenden en la vida, en la familia, no en la escuela neo-colonial y es en el servicio comunitario donde encuentra la trascendencia.

La economía indígena, al contrario del proyecto occidental, genera escasos márgenes de excedentes y por tanto un nivel bajo de acumulación. Las culturas indias tienden a la autosuficiencia que ofrece una seguridad básica, un margen más amplio para subsistir. Quien acumula individualmente, en vez de gastar en lo que la comunidad establece, pierde prestigio y autoridad.

El trabajo comunitario y el sistema de cargos, basados en la democracia directa, a diferencia de la democracia representativa occidental, son una vía para la trascendencia. No se recibe salario, se adquiere el compromiso de devolver lo que otros hacen por uno. La autosuficiencia y la economía de prestigio tienden a igualar los niveles materiales de vida y obstaculizar la gestación de diferencias de riqueza.

Finalmente, para los pueblos indios, la unidad con el cosmos se expresa también en el tiempo. Se trata de un tiempo cíclico, no rectilíneo. Una espiral inacabable, termina un ciclo y comienza otro nuevo, que no son iguales, pero pasan por las mismas fases.

En esta lógica, los pueblos indios son conscientes de la posibilidad de un nuevo florecimiento. El nuevo México, no renunciará a los grandes aportes que ha cosechado a lo largo de su historia, pero se posicionará ya no como un país atrasado y subdesarrollado según los cánones impuestos, sino como una nación auténtica con sus propias metas. Solo así, se podrá hablar por fin de una descolonización verdadera. Es la hora de los pueblos.

ver más:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=231392&titular=la-hora-de-los-pueblos-

Chiapas, México. Convocatoria del CNI

CNI convoca a la ASAMBLEA NACIONAL DE TRABAJO ENTRE EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO Y LOS PUEBLOS QUE INTEGRAN EL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA



POZOL COLECTIVO  
septiembre 13, 2017
A los pueblos originarios de México,
A las y los concejales del Concejo Indígena de Gobierno.
Por acuerdo alcanzado en la Asamblea del Congreso Nacional Indígena (CNI) los días 26, 27 y 28 de mayo de 2017, en el sentido de realizar una nueva Asamblea Nacional en el mes de octubre en el estado de Chiapas, en territorio zapatista; los pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas participantes en el CNI, llamamos a las comunidades originarias que somos, a nombrar delegados y delegadas para continuar el camino que nos hemos propuesto.

Considerando:
Que el despojo, la represión, la explotación y el desprecio en contra de nuestros pueblos no cesa y por el contrario se vuelve cada día más violento y descarado, y que en colectivo hemos decidido que nuestra respuesta será la organización, la resistencia y rebeldía.

Que el Concejo Indígena de Gobierno para México (CIG) se ha fortalecido con la representación de pueblos, naciones y tribus originarias de la mayor parte de la geografía indígena de nuestro país, y que se ha propuesto la construcción de una agenda anticapitalista en 9 grupos de trabajo, para llamar a todos los pueblos del campo y las ciudades a organizarnos para parar la guerra impuesta por los poderosos.

Que el CNI hemos venido hilando redes de apoyo y solidaridad por todo el país, que desde abajo van tejiendo el nuevo país  y el nuevo mundo que necesitamos.

Que llegó la hora del florecimiento de los pueblos y de que nuestra palabra, portadora del dolor de este país, de la dignidad y la vida de nuestros pueblos,a través del CIG, haga retemblar la tierra:

CONVOCAMOS A LA ASAMBLEA NACIONAL DE TRABAJO ENTRE EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO Y LOS PUEBLOS QUE INTEGRAN EL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA
A realizarse del 11 al 19 de Octubre de 2017 en territorio zapatista, Chiapas, bajo el siguiente orden:

11 de octubre: Llegada y registro de delegad@s de los pueblos integrantes del CNI, de concejal@s del CIG. En instalaciones del CIDECI-UniTierra, San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

12 de octubre: Asamblea inaugural y discusión en mesas de acuerdo a los 9 grupos de trabajo del CIG. En las instalaciones del CIDECI-UniTierra.

13 de octubre: Conclusión de las mesas de trabajo y trabajo en plenaria. En las instalaciones del CIDECI-UniTierra.

14 al 19 de octubre: Recorrido por varios puntos de Chiapas organizado por las comunidades zapatistas para saludar al CIG y la vocera.

19 de octubre: Conclusión de nuestra asamblea general.

Se solicita a las delegaciones confirmar de inmediato su asistencia a través del correo electrónico catedrajuanchavez@congresonacionalindigena.org
La sesión de los días 12 y 13 de octubre será exclusiva para delegad@s del CNI y concejal@s del CIG, pudiendo participar como observadores quienes sean expresamente invitad@s por la Comisión de Coordinación y Seguimiento del CIG.

Las sedes y fechas del recorrido del 14 al 19 de octubre, así como las reglas de asistencia para quienes no pertenezcan al CIG, al CNI, o sean sus invitados, serán definidas y dadas a conocer por la Comisión Sexta del EZLN.

ATENTAMENTE a 10 de septiembre de 2017.
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
Nunca Más Un México Sin Nosotros
Congreso Nacional Indígena

ver más:
http://www.pozol.org/?p=15890

miércoles, 13 de septiembre de 2017

La mezquindad de México


RADIO ZAPATISTA
Javier Sicilia
12 sep 2017
CIUDAD DE MÉXICO.- Jacobo Dayán, uno de los más sensibles defensores de derechos humanos, escribió un artículo que pone el dedo en la llaga del país: “Zonas y campos de exterminio en México” (Aristegui Noticias, 10 de agosto). Lo importante de su argumento no es tanto la puesta al desnudo de las atrocidades que sufre a diario nuestro país –y que, desfondando “toda concepción de lo humano”, son peores que las que padecen Siria, Venezuela o países golpeados por el terrorismo–, sino la capacidad que tenemos los mexicanos para anestesiarnos delante del horror e invisibilizarlo normalizándolo. A fuerza de exhibirlo y de justificarlo como “el precio que se debe pagar para ‘acabar’ con el crimen organizado”, el mexicano lo ha aceptado de manera bovina, como si la realidad de México fuera la vida de un rastro.

Así, tanto las partidocracias como los medios de comunicación han decidido borrar la tragedia del país para concentrarse en aquella que, no obstante su gravedad, es mezquina frente al exterminio: la corrupción.

Desde hace ya mucho tiempo todos, atrapados en la ilusión electoral, estamos pendientes de la corrupción. Desde la aplicada por Javier Duarte y los exgobernadores perseguidos, hasta la de Emilio Lozoya, pasando por las elecciones del Estado de México y el lodo que se lanzan los partidos entre ellos para mostrar quién es peor, en cuanto a ese tema se refiere. A muy pocos importan ya los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, las masacres de San Fernando y Tlatlaya, los cientos de periodistas asesinados, la inmensidad de fosas clandestinas que a diario las organizaciones de víctimas descubren, las intrincadas redes de trata, las casas de seguridad convertidas en zonas de exterminio –como el Rancho El Limón, en Veracruz, donde, nos recuerda Dayán, “fueron hallados 10 mil fragmentos óseos” – y la complicidad de muchas autoridades en esos campos de exterminio, como el caso del penal de Piedras Negras en donde “en varios meses se exterminaron y quemaron cerca de 150 cuerpos”.

El caso más ilustrativo es el del gobierno de Morelos. Si Graco Ramírez ha comenzado a caer en desgracia y a ocupar parte de la atención mediática no ha sido por las fosas clandestinas que su gobierno excavó en Tetelcingo y Jojutla –de las cuales se han entregado ya ocho cuerpos–, sino por las corrupciones que derivaron en el socavón del Paso Exprés y que lo llevaron a un enfrentamiento con el otro responsable, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza.

Al gobierno federal no le han importado las desapariciones forzadas, que con toda evidencia están en las fosas hechas por la administración de Graco Ramírez, desapariciones que en un eufemismo cómplice llaman “actos irregulares”. Le ha importado, en cambio, que el gobernador acusara directamente del desastre del socavón a las corrupciones de Ruiz Esparza.

Lo mismo puede decirse de las elecciones en el Estado de México. Lo que se ha magnificado es la corrupción, no las redes de complicidad del PRI con el crimen organizado que, derivadas de ella, han convertido a esa entidad en una de las zonas más bárbaras del país.

En medio de una tragedia de la magnitud de la que vive México, y de la que da cuenta el artículo de Dayán, escandalizarse con la corrupción es tener un espíritu mezquino.

La palabra es dura, pero define con claridad el alma del mexicano.

Mezquino (del árabe miskín) se refiere en un sentido a los siervos de palacio que tenían un comportamiento despreciable, es decir a aquellos que, pendientes de las pequeñas inmoralidades de sus amos y no de sus grandes atrocidades, de las que ellos mismos eran víctimas, se solazaban en ellas para sentirse mejores. De allí que en español la palabra se refiera a personas miserables, tacañas, indignas, que tienen una mirada corta frente a la realidad y, por lo mismo, son cobardes, faltos de generosidad y de grandeza. Agazapados en su propia miseria se solazan en la de los otros para aliviar su conciencia cómplice de su propia miseria y de su capacidad para tolerarla.

Si algo puede definir el alma del mexicano es eso. Cuando un país puede olvidar la tragedia que padece y aceptarla como una normalidad; cuando, por lo mismo, puede escandalizarse y gozar morbosamente con las corrupciones de sus funcionarios, como si fueran actos aislados en sí mismos que nada tienen que ver con el exterminio; cuando puede indignarse y condolerse con las víctimas de otros países y no con las suyas, es que ese país se ha vuelto indigno de sí mismo, es decir mezquino, incapaz de revelarse contra el destino que se la ha impuesto.

No quiero decir con ello que la corrupción no sea uno de los grandes males del país; digo que amputada de la tragedia criminal en la que estamos inmersos es un acto sin importancia, una mera anécdota para distraernos de la inmensa dimensión del mal que ella genera y a la vez encubre; un mal que, al fomentar la mezquindad, normaliza lo intolerable.

Es doloroso decirlo, pero es peor encubrirlo: la realidad del mexicano, con sus honrosas excepciones, es la mezquindad. Ella revela a un país cuyo esqueleto moral está podrido hasta casi no sostenerlo y dirigirlo, como un cáncer, hacia una parálisis y una muerte terminales.

Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, detener la guerra, liberar a las autodefensas de Mireles y a todos los presos políticos, hacer justicia a las víctimas de la violencia, juzgar a gobernadores y funcionarios criminales, refundar el INE y declarar nulas las elecciones del Estado de México y de Coahuila.

ver más:
http://radiozapatista.org/?p=22885